Buscar
  • clickpolo

“Me siento bastante chileno”

David Stirling, uno de los mejores polistas de este siglo, habla de su vínculo con Chile: “Tengo familia allá y dos hijos chilenos. Cuando viajo me tratan de primera. Tengo muchos amigos, porque voy hace 20 años”.


“Tengo más presión por jugar en Chile que en Argentina. Aquí sí que arranca mi temporada, aquí juego por el suegro”.

Cinco años atrás, David Stirling realizaba esa declaración (mitad en broma mitad en serio), al diario El Mercurio. Hoy, el protagonista de la tapa de CLICKPOLO CHILE, nos dice: “Ya me siento uno más. Chile es como mi segundo hogar”.


La historia, aunque sea conocida, vale recordarla. En 2007 Pelón fue a Chile a jugar por primera vez para Verfrut, invitado por Romano Vercellino. El uruguayo se llevó mucho más que una experiencia polera en su visita: se enamoró de María José, la hija de Romano. Con el tiempo se casaron y hoy tienen cuatro hijos. “Una vez me invitaron a jugar el Abierto de Chile, un tal Romano Vercellino (risas). Al principio le dije que no, pero después que sí. Fui a jugar y perdió Romano porque perdió a la hija. Fui a jugar polo con su equipo y me terminé llevando a su hija. Ese es el cuento corto”, rememora Pelón.



Stirling ha jugado varias veces en Chile con éxito. Su paso por el país suele ser en la segunda quince de diciembre, después de la temporada argentina con La Dolfina. “Voy a Chile a disfrutar de la familia, es el momento de agradecimiento que le doy a ellos, porque paso el año concentrado en mi polo y la familia me sigue", dice. “Siempre se ha visto una temporada muy buena en el país, con cerca de 40 equipos jugando en tres niveles diferentes. Es una envidia para el resto de los países sudamericanos, como Uruguay o Brasil. También veo que hay buenos sponsors, el club (San Cristóbal) luce espectacular y está en el centro de Santiago, una ciudad donde se pasa bien, donde los argentinos quieren volver", le dijo a El Mercurio entonces.


Hoy mantiene su entusiasmo cada vez que visita el país, y nos cuenta: “Siempre me encanta ir a Chile. Santiago es espectacular. La gente siempre me trata de primera”.



-¿Cómo es tu historia de participaciones en los torneos top de Chile?

-Gané 3 o 4 veces el Abierto de Chile. La última vez que jugué allá fue hace 4 años, pero gané hace 5. La última vez que gané fue con el suegro, y con él gané tres veces. Soy socio del San Cristóbal Polo Club.


-¿Es difícil jugar con tu suegro?

-Y… Jugar con mi suegro tiene mucha más presión que con cualquier otro. He jugado con suegro y cuñado. El último Abierto lo ganaron ellos. Mis dos cuñados con sus primos. Eso sí, le ponen un entusiasmo bárbaro.


-¿Cómo ves la temporada chilena?

-La temporada chilena está buenísima, es muy competitiva todos los años. Hay un Abierto de 24 goles donde varios de los jugadores buenos van. Año a año los ves comprando caballada en Argentina. Van mejorando y las canchas son espectaculares. El club es impresionante, está en el centro de la ciudad. Es un tremendo lugar para jugar al polo, donde la gente te trata muy bien.



-¿Y el polo chileno?

-El polo chileno viene creciendo. Quizás le falta gente joven. Siempre tuvieron buenos jugadores, como los Donoso, Jaime Huidobro, Pipe Vercellino, los Viale. Por ahí le falta tener un poco más de camada joven para que el polo chileno siga pegando el próximo paso. Pero lo que es la temporada, la tienen muy bien organizada. Tienen mucho sponsors, varios equipos de Alto, buscan caballada de Argentina y jugadores buenos para ir a jugar. Viene creciendo y ojalá que sigan apareciendo esos jugadores chilenos para que sigan jugando en el exterior y seguir mostrando el polo del país.


Y siempre se nota el esfuerzo de tratar de mejorar la actividad. Hay varias familias destacadas, como los Vercellino, los Silva, los Donoso, los Vial, los Zegers, que también están trabajando con especialistas en los caballos, con veterinarios, preparadores y entrenadores físicos. Chile viene creciendo a grandes pasos. Hace años que se están haciendo las cosas bien. Hay mucho interés de los auspiciadores, una gran organización y jugadores con buen futuro.

-Con tanto vínculo con el país, ¿te sentís algo chileno?

-Me siento bastante chileno. Cada vez que estoy de vacaciones me agarran del cogote y me llevan a Chile. Tengo familia allá y dos hijos chilenos. Cuando voy me tratan de primera. Tengo muchos amigos, porque voy hace 20 años. La paso re bien y me cuidan.