Buscar
  • clickpolo

Martín Zegers, con el polo en la sangre

Bisnieto, nieto e hijo de polistas, es uno de los mejores jugadores de la historia de Chile; “Para llegar más lejos me faltó animarme a ir a jugar más tiempo a Argentina”, dijo en esta entrevista con CLICKPOLO Chile en la que repasa su carrera y analiza el presente.



“Mi historia en el polo comenzó con mi bisabuelo que fue de los primeros que partió jugando en Chile, en el Valparaíso Sporting. De ahí siguieron jugando en el Club Hípico mi abuelo y mi tío abuelo, también trabajando. Mi tío abuelo era fanático, llegó a 7 goles. Mi padre llegó a 5. Yo empecé jugando con mi padre porque no había polo de chicos en esa época, a mis 14 años”.

El árbol genealógico de Martín Zegers tiene ramas de polo por todos lados. El representa la cuarta generación de polistas de una familia clave en el desarrollo del deporte en Chile. Y él es, sin dudas, uno de los jugadores más destacados en la historia del polo chileno, tanto por sus conquistas nacionales como internacionales. Todos sabemos que para nuestros jugadores no es fácil competir en el exterior y mucho menos ganar. Martín lo ha conseguido, en numerosas ocasiones y en distintos países.

“Los torneos más importantes que gané en Chile fueron: 5 veces el hándicap, 5 veces el Abierto Club, y 5 veces el Abierto de Chile. En 2005 ganamos la Triple Corona. Afuera, lo más importante que gané fue la CV Whitney, una de las etapas de la Triple Corona de Estados Unidos, cuando todavía se jugaba la 26 goles, en 2007. También gané dos años seguidos la Silver Cup, nuevamente en Estados Unidos.


-Martín, todos esos títulos son valiosos en lo deportivo. ¿Y en lo personal? ¿Cuál podés destacar como valioso por representar al país o por motivos familiares? -Gané la Coronation Cup, con Chile, en 2007, en Inglaterra. Fue muy lindo. Entre mis partidos más destacados está la final de una eliminatoria para el Mundial, en Lima, Perú. Además, lo más importante que gané fue, jugando con mi padre, la primera Copa que jugamos en la temporada en San Cristóbal, en la serie D.


-Fuiste y sos un jugador destacado, ¿qué te faltó para llegar todavía más lejos? -Para llegar más lejos me faltó animarme a ir a jugar más tiempo a Argentina o armarme un monte. Jugué una temporada chica en Argentina, pero con caballos nuevos. Habría sido para mejorar más, haberme llevado mis caballos y haber jugado en Argentina en vez de en Chile la temporada de primavera. Jugué en Estados Unidos 12 años, tenía mis caballos allá.

-¿Qué lugar ocupa el polo en tu vida? -Hoy el polo ocupa menos lugar que antes, cuando era lo único que hacía. Estoy dedicado al campo de mi familia, sigo con la cría, trabajo bastante en el polo todavía, pero tengo otras cosas en mi vida hoy en día. Tanto laboralmente como deportivamente, hago otros deportes. Pero el polo sigue ocupando la mayor parte de mi tiempo. El polo asociado a los caballos.


-¿Cómo ves el polo chileno hoy? -El polo chileno ha mejorado mucho a nivel de caballos, lo que hizo que mejore mucho el deporte. Muchos chicos están en la escuela, sobre todo del Club de Polo, el polo más grande de Chile, en San Cristóbal. La cantidad de chicos que están jugando y bien es increíble.

-¿Qué necesita el polo chileno para crecer más? -Para que mejorar se tiene que descentralizar un poco porque está muy centrado en San Cristóbal. El FIT está creciendo bastante, eso va a ayudar mucho. Los chicos están jugando en distintos lugares. Que los chicos empiecen a salir es clave y que aparezcan más que se animen a dedicarse al polo. Hoy en día el único que se está dedicando 100% es Pipe Vercellino. Yo me dediqué bastante tiempo, pero no al 100%. Tienen que animarse más chicos a dedicarse al polo con más fuerza. Es la manera de poder llegar arriba arriba.